Sueños. 22-08-13

Los de esta noche realmente no los tengo muy claros, hice un gran esfuerzo por recordar; la constante de hoy: los carros averiados.

Mi papá no llegaba a comer, al parecer había tenido un choque. Convencí a mi mamá de que fuéramos a verlo (no tendría por qué, están divorciados) y llegamos al Super Paraíso, el antiguo supermercado colimense, donde en una esquina se encontraba mi papá revisando su carro averiado-chocado.

No me dio mucha importancia, sin embargo creo que apreció que me apareciera ahí. Él estaba con su mecánico revisando el carro. Sin más que hacer, me cambié de sueño. De repente estaba en el Complejo Cultural Universitario de Puebla, no recuerdo que fui a hacer ahí, pero al salir encontré mi carro con dos llantas ponchadas, una de adelante y una de atrás, cada una de diferentes lados. Alguien me aconsejó que lo llevara a la gasolinera más cercana a que lo inflaran de nuevo, así que lo cargué como si fuera una maleta hasta allá.

Quisiera hacer un esfuerzo por recordar el resto del sueño, pero hay mucho trabajo y poco tiempo.

Anuncios