Sueño 20-08-13

Fui a visitar a Mariana, de alguna manera estaba en una especie de visita de trabajo en Brasil con mis jefes, Martín y Pancho. Aproveché para ver a una de las personas más importantes de mi etapa de transición entre la adolescencia y la juventud.

De repente me encontré rodeado de su familia, gente que sí existe y otros creados por mí, como si fuera una familia italiana hollywoodense, la tía medio vieja y gorda que cocina, los múltiples primos y primas y una serie de personajes cliché. Fernando, mi ex suegro me recibía con mucho afecto, como la última vez que platicamos, parecía haber amistad y estima. Todo era en portugués. Incluso mis pensamientos.

En algún momento quisimos tomar una foto grupal pero Mariana no quería participar. Ella se veía algo retraída y un poco de malas. Yo le decía que la última vez que había estado en Brasil había hecho lo mismo, que no lo hiciera de nuevo (eso realmente no sucedió, pero algo deberá de significar). Después de la foto, en la que no quiso participar fui a hablar con ella. Podía ver que no me quería ahí. Le dije que entonces ya no me invitara, que no tenía caso si no iba a querer estar conmigo y ambos lo entendimos como una despedida.

Pancho se tuvo que retirar antes por una reunión en algún lugar importante de otro país y pensé que sería una lástima que no lo pudieran conocer más, una especie de sentimiento como de querer mostrar el tipo de gente interesante y poderosa con la que me había vinculado.

Al final, sentí tanto tristeza por la despedida, nostalgia por ver nuevamente a Mariana y su familia donde siempre me sentí bienvenido y alegría por haber vuelto a un punto de mi felicidad que recordaba en mi mente, pero no en mi corazón.

Anuncios